Go to Top

Los Museos Escuela del Automóvil

 

Ya hemos hablado en varias ocasiones de que uno de los objetivos de la fundación será conseguir que todos los niños y jóvenes conozcan bien la tecnología de los automóviles y aprendan a ser muy buenos conductores.

La parte más divertida de esta tarea serán los Museos Escuela del Automóvil, cuyo concepto aún no deseamos desvelar totalmente.

También hemos comentado el fabuloso trabajo que llevan haciendo las dos últimas décadas los diseñadores de los nuevos modelos de automóvil, con la creación de maravillas que no cesan de asombrar a los expertos. Dotados de numerosos elementos de seguridad activa y pasiva, facilitan una conducción segura y protegen adecuadamente a los pasajeros en caso de accidente. El rendimiento de los motores es cada vez mejor, consiguiendo consumos óptimos con bajo nivel de contaminación ambiental.

Muchos de los vehículos del siglo XX tienen un funcionamiento muy contaminante. La alimentación del motor se hacía por medio de carburadores o sistemas de inyección elementales, por lo que su consumo de combustible es elevadísimo.

Además, su diseño los convierte en vehículos complicados de conducir, dada su precaria estabilidad, agravada a menudo por un mediocre mantenimiento. La estructura de la mayoría de los modelos no estaba diseñada para proteger a sus ocupantes en caso de accidente.

En este vídeo vemos el choque de dos vehículos Chevrolet similares, aunque fabricados con 50 años de diferencia. El locutor explica el ensayo en un perfecto inglés, pero las imágenes bastan para entender las maravillas que los ingenieros de automoción han conseguido.

 

 

Adelantemos, entonces, que niños y jóvenes van a jugar a ayudarnos a retirar de la circulación los vehículos veteranos.

Veamos ahora un vídeo que nos hará entristecer: un precioso Wolkswagen cucaracha es víctima de una fragmentadora y queda reducido a unas piltrafas.

 

 

No podemos permitir que todos los vehículos veteranos se destruyan de este modo y desaparezcan para siempre.

Cuando los proyectos de la Fundación Aurora estén en una etapa más avanzada, habrá llegado el momento de que propongamos a todos los niños y jóvenes participar en el divertido juego de los Museos Escuela del Automóvil, e ilusionarlos con la tarea de salvar los viejos vehículos del siglo XX que todavía estén en buen estado.