Go to Top

La leyenda de Bachué

 

Leyendas y tradiciones

 

Una de las leyendas más hermosas pertenece a las tradiciones del pueblo muisca. Narra el origen de los Humanos, hijos todos de una inmortal acuática que surgió de las aguas de la laguna de Iguaqué.

 

La leyenda de Bachué

 
Fray Pedro Simón nació en San Lorenzo de la Parrilla, provincia de Cuenca, el año 1574. Vivió catorce años en el entonces Reino de Nueva Granada y recogió, en sus Noticias historiales de las conquistas en Tierra Firme en las Indias occidentales, tradiciones y leyendas de los pueblos originarios de aquellas tierras.

Fray Pedro narró una bella leyenda del pueblo muisca, que nos explica el origen del hombre.

Al norte del distrito de la ciudad de Tunja, en lo alto de la montaña, se encuentra la laguna de Iguaqué.

Un amanecer, salió de sus aguas una mujer de grandes senos, llamada Bachué. En su mano llevaba un niño de unos tres años. Bajaron al valle y construyeron una casa en el lugar del cercano pueblo de Iguaqué.

Cuando el niño fue mayor, ambos se casaron. Bachué era tan fértil que en cada parto engendraba cuatro o seis niños. Viajaron por toda la Tierra dejando muchos Humanos en todas partes.

Cuando la pareja llegó a la vejez, regresaron a Iguaqué. Llamaron a todos sus habitantes para que los acompañaran a la laguna de donde salieron.

Fray Pedro Simón nos cuenta que Bachué les hizo una plática exhortando a todos a la paz y conservación entre sí, la guarda de los preceptos y leyes que les había dado, que no eran pocos, en especial en orden al culto de los dioses, y concluido se despidió con singulares clamores y llantos de ambas partes, y convirtiéndose ella y su marido en dos muy grandes culebras, se metieron por las aguas de la laguna, y nunca más aparecieron por entonces.