Go to Top

El camino de sirga

 

Hasta hace muy pocos años, numerosos ríos eran navegables. El aprovechamiento del agua para los regadíos y el agua de boca provocó la disminución de los caudales. La desforestación favoreció un incremento en la erosión que redujo el calado de los ríos en muchos lugares. Finalmente, el transporte por ferrocarril y por carretera causó que la navegación por los ríos y canales dejara de ser competitiva.

 

Canal de Castilla

Canal de Castilla

 

Debemos recuperar la memoria histórica de la importancia que tuvieron los ríos y los canales en el pasado.

 

Canal de Castilla

Canal de Castilla

 

En tiempos del Imperio romano no existía el delta del Ebro, y la actual población de Amposta era un puerto de mar.

Un gran número de ríos que hoy están secos gran parte del año tuvieron cofradías de pescadores en la Edad Media. Los leñadores cortaban los árboles en las montañas, y los llamados raiers montaban con los troncos unas balsas con las que descendían por los ríos hasta el mar.

Es evidente que los barcos pueden bajar fácilmente por los ríos, dejándose llevar por la corriente, pero… ¿y para ascender contracorriente?

Para poder avanzar contra la furia de las aguas, los ríos tenían unos caminos a lo largo de sus riberas: los caminos de sirga.

Tal como puedes ver en la maravillosa pintura que encabeza esta página, titulada Los sirgadores del Volga, pintada el año 1873 por Iliá Repin, los barcos eran arrastrados por la chusma aguas arriba tirando de unos cabos.

Observa la cara de los desgraciados que están representados en el cuadro. Presidiarios, desheredados de la fortuna, enfermos desahuciados, su única misión en la vida era arrastrar los barcos contracorriente. Cuando morían, eran arrojados al agua sin recibir sepultura.

Más modernamente, esta carne de cañón fue sustituida por caballerías.