Go to Top

La batalla de los caballos celestiales

 

En los años 101 a 104 a. C., el emperador chino Wu of Han encargó a varios emisarios que se dirigieran hacia el este para buscar los caminos a través de los que comerciar con el Imperio romano.

Cuando llegaron a las tierras de Dayuan, en el valle de Ferghana, descubrieron asombrados una raza de caballos dorados de cascos duros, potentes e infatigables, que sudaban sangre.

Eran los mismísimos caballos dorados de que la mitología china hablaba, los hijos del Sol, símbolo de la vida.

 

CABALLO CELESTIAL

 

Informado este emperador de la nueva, ordenó que partiera inmediatamente un ejército hacia aquellos lugares para conquistarlos y apoderarse de tan fantásticos animales. Su posesión daría una gran potencia a su ejército, pertrechado hasta entonces de caballos débiles, y le permitiría defenderse con ventaja de los ataques de los bárbaros del norte.

Anita, nuestra narradora, contará a niños y jóvenes las leyendas relativas a la Batalla de los Caballos Celestiales.

Estos sucesos históricos abrieron las rutas de comunicación entre Oriente y Occidente, que conocemos como el Camino de la Seda. Durante siglos fue el único nexo de unión de dos grandes culturas, la europea y la china.